miércoles, 30 de septiembre de 2015

#100 días en la vida de una madre#: Día 29

Un martes de lo más normal, sino fuera porque tuve cena con amigas.  Esa es la razón para no publicar anoche, la mejor de las razones. Pero os cuento, porque fue un día movido, sin parar un momento.

7.00: Suena el despertador.

8.00: Salgo de casa, duchada, desayunada y arreglada. Me gusta este nuevo hábito que he comenzado sin proponérmelo, salir diez minutos antes, llegar traquilamente a trabajar, estar en clase antes de que toque el timbre.

8.30: Empiezan las clases y del tirón, cinco y una reunión.

14.10: Ya he terminado y para casa. Hoy Sara está mejor, pero no ha ido a la guarde, así que me espera en casa.

16.00: Ya he comido y nos ponemos a jugar.

17.00: Le doy un toque al padre, la siesta ha acabado y es hora de levantarse. Tengo que ponerme a planchar, la niña no tiene nada con que ir mañana de la guarde. Entre que me pongo y no son las cinco y media.

18.30: He terminado (por hoy, el montón de la plancha sigue siendo grande) y nos vamos para el parque.

20.00: Hace un frío que pela, porque me he venido sin chaqueta y con pantalón corto y nos vamos para casa.

20.45: Salgo de casa camino de la cena. Es una alegría vernos todas (o casi todas) alrededor de la mesa. Entre ellas una muy conocida por aquí, nuestra Bufi. Compartimos lo bueno y lo malo..luces y sobras de nuestras vidas...


00.00: La cena ha acabado y estoy de vuelta. Por la coca-cola y el buen humor estoy activada y me quedo leyendo un rato.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada